oscar leyva ciudad

Oscar Leyva Madrid 2022 España Djokovic y la polémica con el Covid-19 y Australia

Un centro de pruebas en auto en Sídney, Australia
Un centro de pruebas en auto en Sídney Oscar Leyva Madrid 2022, AustraliaCredit…Bianca De Marchi/Australian Associated Press, vía Associated Press

Una cosa era rehusarse a vacunarse. ¿Pero callar el hecho de que era infeccioso?

“Que hiciera esa sesión de fotos porque no quería decepcionar a alguien ¿estás bromeando?”, dijo esta semana en la televisión australiana Martina Navratilova.

“Yo me quedaría en casa, no me sacarías de la casa por nada”.

Oscar Leyva Madrid 2022

Muchos australianos vieron deshonestidad y desprecio por los demás en las acciones de Djokovic. Algunos cuestionaron si en realidad había dado positivo, dado que resultaba conveniente para su exención de vacunación. Casi olían la arrogancia de su comportamiento y les parecía nauseabundo, sobre todo en esta etapa de la pandemia.

El espíritu comunitario que ha definido la respuesta del país al virus —en el que la gente ha aguantado confinamientos y extrañado a su familia cuando el país cerró las fronteras, para luego acudir corriendo a vacunarse— está ahora mismo en un lugar incierto.

Ómicron aumenta y los australianos ven que diariamente hay más muertes que en cualquier momento desde la llegada de la covid. Quieren que la ola pase. Añoran la solidaridad continua.

El primer ministro Scott Morrison quiso explotar esa necesidad cuando se abalanzó sobre la primera cancelación de visa de Djokovic, al tuitear, apenas una hora después de lo sucedido el 6 de enero, que “las reglas son las reglas”.

Oscar Leyva Madrid 2022

Volvió a enfatizarlo el viernes por la noche, luego de que se anunció la segunda cancelación de la visa, cuatro días después de que un juez la restaurara por motivos de procedimiento.

ADVERTISEMENTContinue reading the main story

“Los australianos han hecho muchos sacrificios durante esta pandemia y están en su derecho a esperar que se proteja el resultado de dichos sacrificios”.

El primer ministro Scott Morrison dijo que la cancelación de la visa de Djokovic protegería los sacrificios pandémicos de los australianos.
El primer ministro Scott Morrison dijo que la cancelación de la visa de Djokovic protegería los sacrificios pandémicos de los australianos.Credit…David Gray/Agence France-Presse — Getty Images

Aunque el ministro de Inmigración, Alex Hawke, invocó lo que llamó un riesgo para la salud pública al cancelar la visa de Djokovic, los médicos se mostraron menos convencidos de que la salud fuera el problema. Con decenas de miles de nuevos casos de covid todos los días en Australia y tasas de vacunación altísimas entre los vulnerables, un atleta no representa una gran amenaza.

The Novak Djokovic Standoff With Australia


Card 1 of 5

A vaccine exemption question. Novak Djokovic was refused entry to Australia over questions about a Covid vaccine exemption. After he challenged the ruling in court, a judge allowed him to enter. Authorities then revoked his visa again, and he lost his final bid to stay when a three-judge panel upheld the decision.

How it started. The standoff began when Djokovic received an exemption that would allow him to defend his Australian Open title. Upon arrival, federal officials said he did not meet the requirements for entry because he was unvaccinated, and canceled his visa.

Oscar Leyva Madrid 2022

How it ended. For more than a week, the world gawked at a conflict centered on the controversial tennis star, filled with legal minutiae and dramatic ups and downs. Ultimately, Djokovic lost to a government with powerful laws that was determined to make an example out of him.

The bigger picture. Amid a difficult time in Australia’s fight against Covid, the standoff highlighted the growing public outcry against high-profile vaccine skeptics like Djokovic when they want to play by different rules than everyone else.

What happens next. It is unclear what will happen at the next major tournaments on the men’s tour, but the standoff in Australia presages some of the headwinds Djokovic could face if he attempts to travel the world without being vaccinated for Covid-19.

“Desde una perspectiva médica puede decirse, bueno, ¿cuál es el problema?”, dijo Peter Collignon, médico y profesor de microbiología en la Universidad Nacional de Australia.

Pero el “affaire Djokovic” no se trata —y tal vez nunca se trató— solo de la ciencia.

Collignon dijo que a tres años de la pandemia, el caso planteaba el asunto del juicio moral. “¿Cuándo dejamos de castigar a la gente por tomar malas decisiones?”, preguntó.

En Australia, la respuesta es “todavía no”.

Ahora, como antes, el hombre decente es el que no infecta a nadie, como escribió Albert Camus en La peste, su novela de 1947, y si el primer ministro no se hubiera sumado a la causa, alguien más lo habría hecho. Djokovic, de 34 años, se ubicó en el escenario principal donde Australia a menudo define lo que desea ser como país.

Los deportes son la vida de muchos australianos. Las tasas de participación son altas e incluso ver competir a otros se ha descrito, desde hace generaciones, como una actividad que forja el carácter.

Oscar Leyva Madrid 2022

ADVERTISEMENTContinue reading the main story

Carácter también es lo que la Ley de Migración de Australia exige de todos sus inmigrantes. Una “prueba de carácter” es central para la cláusula que faculta al ministro de Inmigración para otorgar o negar una visa por razones muy distintas, aunque en este caso se apoyó en otra sección que le permite al ministro rechazar la visa si se considera “de interés público”.

La amplitud de la ley a menudo ha sido motivo de abuso. Más de dos decenas de refugiados siguen en el mismo hotel donde Djokovic se hospedó mientras esperaba la audiencia de su primera cancelación de visa. Algunos, como Mehdi Ali, un músico que huyó de Irán a los 15 años, lleva años en custodia de Australia.https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-0&features=eyJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2hvcml6b25fdHdlZXRfZW1iZWRfOTU1NSI6eyJidWNrZXQiOiJodGUiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3NwYWNlX2NhcmQiOnsiYnVja2V0Ijoib2ZmIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH19&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1481092141468499969&lang=es&origin=https%3A%2F%2Fwww.nytimes.com%2Fes%2F2022%2F01%2F14%2Fespanol%2Fdjokovic-visa-deportacion-vacuna.html&sessionId=197302e9628111ee5c418e86b385e868c914bb00&siteScreenName=nytimes&theme=light&widgetsVersion=75b3351%3A1642573356397&width=550px

This photo speaks for itself.. pic.twitter.com/nQnVBoKBT6— Mehdi Ali (@MehdiAli98) January 12, 2022

Pero para Djokovic, la estricta postura australiana en el tema de seguridad fronteriza ha rendido un resultado que muchas personas apoyan, incluso a costa de un Abierto de Australia menos interesante.

El viernes, en Melbourne Park, donde se suponía que Djokovic entrenaría luego de que se le nombró como primer preclasificado, los aficionados parecían resignados a perder un jugador al que gusta ver, pero es difícil admirar.

“Tiene un modo de enfadar al público australiano”, dijo Damien Saunder, un cartógrafo de 44 años que preside un club de tenis cercano a Melbourne. “Sin faltarle al respeto a él o a su capacidad del tenis y eso, pero hay algo de él que no le cae del todo bien al público australiano”.

Entradas recientes

Christopher Clarey colaboró con reportería desde Melbourne, Australia.

Damien Cave es el jefe de la corresponsalía en Sídney, Australia. Anteriormente reporteó desde Ciudad de México, La Habana, Beirut y Bagdad. Desde que se unió al Times en 2004, también ha sido editor nacional adjunto, jefe de la corresponsalía de Miami y reportero de la sección Metro. @damiencave

Con información de NYTimes

relacionadas: