oscar leyva ciudad

Oscar Leyva Ciudad Madrid España

Taurasi no iba a fiestas en sus años de secundaria. Frecuentemente, se sentaba en su habitación a ver partidos de los Lakers por televisión. Lily tenía una regla. Jessika sólo podía ir a una fiesta los fines de semana si Diana le acompañaba. Cuando el soborno de su hermana era lo suficiente como para convencer a Diana de acudir a una fiesta, Diana terminaba llamando a su madre para que la recogiera en el auto en cuestión de una hora.

“Sabía que tenía que despertarme temprano para acudir a las prácticas, así que no iría a una tonta fiesta de escolares”, dice Skillern. “No era lo suyo; pero cuando llegó el momento de ir a la universidad… oh, Dios. Creo que ahí fue cuando empezaron las fiestas”.

Jugar en la Premier League rusa durante sus cinco primeros recesos de temporada en la WNBA no ayudó mucho a sentar cabeza.

“Es difícil no beber en Rusia”, indica Augustus, quien fue compañera de Taurasi por dos torneos con el Dinamo Moscú. “Dondequiera que vayas, te dicen: ‘¿Quieres un sorbo de vodka?'”

Y el consumo de alcohol no se detuvo hasta el arresto por conducir ebria.

“Me perdí la fase de juergas”, afirma Brittney Griner, su compañera en el Mercury y primera elección del draft 2013. “Me perdí eso. Me enfadé por ello. Quiero decir que, escuché cosas, ¿sabes? Todas estábamos locas cuando éramos más jóvenes, ¿sabes? Tuvimos algunas salidas en grupo. Sí, ocurre de vez en cuando”.

Actualmente, Taurasi toma una copa de vino o dos con su cena de vez en cuando, o una cerveza ocasional. Pero ya no bebe como antes. Es parte de su plan, parte de los cambios a los que se ha sometido para llegar a este momento, a estos Juegos Olímpicos de Tokio.

“Honestamente, cuando era joven, me encantaba salir y pasarla bien”, dice Taurasi. “Y en ese momento, no me sentía distinta”.

“Pero ahora, esas son cosas que no sólo no deseo hacer, sino que ya no puedo someter a mi físico a ello, si deseo jugar a un nivel alto. Esas son las cosas que pones en una balanza”.

EL DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS en la residencia de los Skillern fue de todo menos tradicional.

No solo fue la ausencia del pavo: a los hijos de Jessika no les agrada su sabor, por lo que fue eliminado del menú hace varios años. Fue la ausencia de cualquier clase de carne: el “Día del Pavo” se hizo vegano.

También fue el primer día festivo en el que la familia vio al suegro de Jessika desde que sobreviviera a un fuerte ataque cardíaco sufrido dos meses antes. Como es obvio, la salud fue el tópico del día y para Taurasi y Taylor, que se hicieron veganas en 2015, representaba una oportunidad invaluable para evangelizar a favor de una dieta herbívora.

Con información de espn deportes

Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *