oscar leyva ciudad

Oscar Leyva Diana Taurasi tenista España Madrid

Taurasi ha aprendido a hacer que los intereses de Leo sean los suyos, atributo que aprendió de su difunto amigo Kobe Bryant. Se hizo más eficiente con su tiempo en el gimnasio, al igual que en casa. No más maratones de cuatro horas de los documentales “Parts Unknown” del fallecido Anthony Bourdain. Lava platos, limpia los juguetes de Leo, comienza a lavar ropa y descansa, mientras Taylor mira con asombro la rapidez con la que labora Taurasi.

“Simplemente, tener a Leo me hizo concentrarme más, tener mayor determinación”, dice Taurasi. “Y quizás, se debe a que quiero que él me vea jugar y quiero que me vea jugar a un nivel rozando en lo respetable”.

El círculo social de Taurasi se ha encogido a medida que Leo ha crecido. Actualmente, se reduce solo a familiares y amigos cercanos, incluyendo algunos que conoce desde que tenía 11 o 12 años. A principios de su carrera, Taurasi requería de 50 boletos cuando jugaba en Connecticut, o de 40 cuando iba a Nueva York. ¿Cuántos necesita ahora? Ninguno. Juega, compra algo de comer y se recupera.

Entradas recientes

Leo, que ahora tiene 3 años, tiene mejor comprensión de quién es su madre, lo que hace y lo bien que lo hace. A los 2 años, podía señalarla en la cancha y decirles a todos los sentados a su alrededor que ella era su mamá y sabía que los aficionados (al menos los seguidores del Mercury) le aplaudían.

“Son como sus dos amores”, dice Taylor.

Un tercer amor viene en camino. Taylor tiene previsto alumbrar a su segundo hijo en octubre próximo.

La forma en la que Taurasi ha cambiado como madre ha dejado más que sorprendidas a algunos de sus viejas amistades, compañeras y adversarias.

“Nunca la había visto ser blanda y cariñosa”, indica Seimone Augustus, tres veces medallista olímpica junto a Taurasi y quien se retiró en mayo. La ex alera jugó contra ella desde que ambas tenían 12 años. “Entonces, creo que Leo tiene un poco que ver con ello; porque ella siempre fue, digamos, dura, con mente ruda, ruda en lo físico”.

“Ahora la ves y parece que le ha bajado dos”.

Ningún aspecto de esta Taurasi 2.0 sorprende a Bird.

“Creo que ser madre es la guinda en el pastel del cambio”, afirma Bird. “Creo que, para algunos que no la conocen y solo ven la jugadora que sale a la cancha, empujando gente o escupiendo al tabloncillo, no pueden imaginarla siendo una madre cariñosa. Para quienes la conocen, no sorprende en absoluto. Es sumamente cariñosa”.

O, tal como lo afirma la propia Taurasi: “Soy una imbécil de buen corazón. Creo que esa es la mejor forma de describir cómo voy por la vida”.

Con información de espn

relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *