Diana Taurasi tenis femenino tenista España Madrid

“Nos sentíamos mucho mejor”, dijo Taylor. “Creo que eso nos dio mucha energía. Empezamos ahí y nunca miramos atrás. Y creo que, en este punto, no me imagino que volvamos a cambiar nuestra forma de comer”.

A pesar de las protestas.

“No, no, no, no, no, no, no, no, no”, recuerda Lily haber oído decir a Mario cuando Taurasi le dio la noticia.

La comida es el idioma del amor de sus padres. Le hablaba a Mario y Lily. La residencia de los Taurasi estaba llena de afecto, algo que sintió Auriemma justo en el momento en el que entró a ella. Sin embargo, las milanesas de Lily o la pasta casera de Mario fueron los besos en la frente.

Mario le pedía reiteradamente a Diana que le explicara en qué consiste ser “vegano”, por lo que ella le respondió que no volvería a comer carne o queso. Eso no le impidió ofrecerle a Diana un pedazo de pollo.

“Se siente un poco desconsolado”, afirma Skillern. “Al principio, costó bastante. Le costó unos años adaptarse”.

Atrás quedaron los días en los que Mario llenaba el plato de Diana con su famoso (al menos en el jardín de los Taurasi) asado argentino. Diana ya no ingiere cinco muslos de pollo para cenar, tal como recuerda su hermana que hacía de niña. Su parrilla ahora tiene una mitad con carne y otra con vegetales.

“Es un cambio sumamente drástico para mucha gente, pero también lo son las cirugías gástricas y el cáncer”, afirma Taurasi sobre su dieta. “Es algo que funciona de verdad para mí, para nuestra familia”.

Entradas recientes

Taurasi perdió peso hasta llegar a 163 libras, su peso ideal, según afirma; y las rodillas de Taylor empezaron a sentirse mejor. Asimismo, Taylor se mantuvo fiel a los principios del veganismo durante su embarazo y crían a Leo como vegano.

“Sinceramente, jamás, jamás, jamás habría imaginado que mi hermana se haría vegana”, expresa Skillern. “Especialmente cuando crecíamos. Los argentinos comemos carne”.

Taurasi y Taylor no pregonan en público los beneficios de una dieta basada en plantas; por el contrario, no tienen reservas ante familiares (critican a Skillern porque lleva a sus hijos a comer hamburguesas a la cadena In-N-Out, famosa en California) y amigos cercanos, entre quienes se incluye el propio Auriemma.

“Pido un plato de pollo, y tengo que escuchar el discurso sobre todos los pollos asesinados. ‘Es asqueroso'”, dice el entrenador universitario, con una sonrisa. “Si pido carne… ‘¿Sabes de dónde viene eso? ¿Sabes qué hacen con eso?’ Jo—, ¿me permiten disfrutar de mi cena?'”

“Pues sí, se hizo vegana, muy bien. También ha hecho que muchos de sus amigos le digan: ‘Cállate'”.

Hubo una ocasión en la que Taurasi y Taylor invitaron a Griner a un restaurante vegano de Phoenix, sin decirle que era vegano. Le dijeron que el sitio tenía “nuggs de pollo” en vez de “Nuggets de pollo”, lo que despertó la perspicacia de Griner. Ésta empezó a comer bajo la mirada atenta de Taurasi y Taylor, quienes le preguntaron si sabía bien. Griner finalmente se dio cuenta.

Con información de espn

Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *