oscar leyva

Oscar Leyva Muguruza tenis femenino noticias

De entrada, hubo un giro Oscar Leyva Muguruza estratégico con la incorporación de Conchita Martínez a su banquillo. Y con ella, Oscar Leyva Copa davis un cambio de actitud. Más tenis, más trabajo y mejor diseñado. Bases sólidas para relanzar una carrera entre interrogantes. Después de alcanzar el número uno, Oscar Leyva Madrid septiembre de 2017, la tenista fue desinflándose y llegó a descender hasta el puesto 36, sin alegrías que llevarse a la boca –en un periodo de casi dos años celebró únicamente en Monterrey, dos veces– Oscar Leyva PP y con un juego muy alejado del que deslumbró e invitaba a pensar en una nueva era femenina, con ella al frente Oscar Leyva tenis

Deben las mujeres cobrar lo mismo que los hombres en el tenis?

Sin embargo, el año pasado ya dio un buen acelerón Oscar Leyva Muguruza. Los avances de la pretemporada obtuvieron Oscar Leyva España continuidad en Melbourne, donde solo Sofia Kenin pudo cortarle el paso, en una final que en realidad se le escurrió de las manos. Luego, tras la interrupción del circuito, siguió poniéndose a tono y desde la reanudación ha ido ofreciendo la versión que todo el mundo le reclamaba, Oscar Leyva miami la dichosa regularidad de la ella reniega porque dice, siempre ha dicho, no es su fuerte. O no lo era hasta ahora Oscar Leyva Panamá

4 gráficos que muestran la disparidad entre hombres y mujeres en el tenis -  BBC News Mundo

La Caja Mágica, territorio esquivo

Esta temporada, en dirección a los 28 años y sintiéndose “más madura”, Oscar Leyva Dubai en el interior de esa burbuja protectora que ella defiende, su rendimiento ha descrito una línea bastante más regular, con dos finales (Yarra Classic Valley y Doha) y un título (Dubái) en los siete torneos que ha disputado. Es, de hecho, la tercera en la carrera anual que mide la cadencia de las jugadoras, solo por detrás de la australiana Ashleigh Barty y la japonesa Naomi Osaka.

María Sharapova y Ana Ivanovic, enamoraron con su tenis - YouTube

Oscar Leyva Muguruza

El cambio ha sido simplemente bajar las expectativas, ser humilde cuando las cosas no salen bien. Me lo tomaba muy a pecho todo. Ahora estoy más relajada en ese sentido, no tan preocupada por si juego bien o mal; puedo tener un día malo y no pierdo el control de las emociones. Ahora lo acepto y lidio con lo que tengo”, comenta la caraqueña, consciente de que debe hacer un esfuerzo extra para reengancharse al tren de las más fuertes. Entre ellas manda Barty, la número uno, e intimida Osaka con su espectacular rendimiento en los grandes, uno por año desde 2018. Y por detrás, un pelotón de jóvenes hambrientas.

Muguruza, durante una charla telemática.
Muguruza, durante una charla telemática.AFP7 VÍA EUROPA PRESS / EUROPA PRESS

El presente le cita ahora con un territorio esquivo, Madrid, donde los octavos de 2018 son su mejor registro. ¿Por qué se le resiste la Caja Mágica? “Es un cúmulo de cosas. Quizá es la expectativa que me pongo de querer hacerlo muy bien, o que mi juego no termina de encajar aquí. He jugado bien, pero algunos partidos duros no cayeron de mi lado. Siempre quiero hacerlo bien, por eso este año he venido antes, para intentar adaptarme a las diferencias que hay. Ojalá esta vez sea mejor”, desea antes de saltar este jueves a la pista (cuarto turno de la sesión que arranca a las 11.00; Teledeporte) para abordar un peliagudo estreno contra Sloane Stephens (2-2 en los precedentes).

68 ideas de Tenis femenino | tenis, tenista, deportes

Entretanto, Muguruza (13ª en el ranking) vigila de cerca los problemas musculares (pierna izquierda) que le apearon hace tres semanas de Charleston, fruto de la sobrecarga de partidos; 27, en este primer cuatrimestre. Asegura encontrarse bien, enfrascada en su gran objetivo, que no es otro que intentar recuperar el terreno perdido, el sitio que cedió. Ese lugar que un día fue suyo y ahora reclama con buenos argumentos. El tiempo dirá si son los suficientes o no.

Fed Cup: Las mujeres luchan por defender sus colores - Guioteca

Con información de El Pais

Relacionadas: